lunes, 18 de septiembre de 2017

‘Luis, da el dinero que tienes en el bolsillo derecho a quien yo te señale’



Era carpintero en aluminio. Sin hijos, se daba maña para trabajar de lunes a domingo, pues la situación no era buena. Y – se decía – si quieres vivir bien dentro de lo que se puede, hay que darle nomás. 


Su señora pertenecía a la iglesia evangélica del barrio. Todos los domingos se despertaba temprano, se acicalaba y desayunaban juntos, luego de lo cual cada uno partía en direcciones opuestas: ella a la casita de humilde madera y él, a su tallercito que distaba algunas cuadras.


Mientras sorbeteaban el dulce y caliente tecito y masticaban lentamente el pan tostado con margarina y mermelada, ella se dejó caer con la propuesta:

-       Luis, ¿por qué no me acompañas hoy a la iglesia?


Silencio.



Ella repitió la pregunta, sabedora de la renuencia proverbial de su marido a acompañarla en sus actividades religiosas:



Luego de un largo silencio, a regañadientes, Luis aceptó. No le gustaban los ceremoniales de ningún tipo; es más, no profesaba religión alguna, salvo el ritual de ir a su tallercito, aunque lloviera. Allí, en medio de sus herramientas, gozaba como un niño en medio de un charco de agua.

Caminaron del brazo unos cuantos metros por las veredas disparejas, en medio de los saludos de los perros del vecindario. La iglesia de la población era una construcción rústica, cuyos tablones celestes destacaban en medio de los multicolores de las casas vecinas. Un cartel coronaba el dintel. Se leía ‘Templo de...’

No bien entraron, los cánticos se adueñaron de sus oídos. Luis solo miraba el entusiasmo de los feligreses y se prometió guardar todo en su memoria para contrastarlo con las imágenes de su infancia en un colegio católico.

Ya terminado el oficio, su señora lo invitó a compartir un desayuno con que acostumbraban cerrar el servicio dominical, lo que Luis aceptó casi sin resistencia.

Se acomodó en un rincón, con la taza en una mano y unas galletitas en la otra, en tanto su señora conversaba animadamente con los asistentes, desplazándose en todas direcciones. Miraba cohibido a todos lados, pues se sentía intruso en medio de tanta gente con convicciones. Él, cuya única creencia era en la fuerza del trabajo, detestaba perder tiempo en estos rituales.

De pronto, escuchó muy cerca de sus oídos:
-      Luis,  da el dinero que tienes en el bolsillo derecho a quien yo te señale
 
Miró a todos lados disimuladamente, porque pensó que alguien le estaba tomando el pelo. Nadie lo observaba.

La voz, dulce y profunda,  se repitió:
-       Luis,  da el dinero que tienes en el bolsillo derecho a quien yo te señale
 
Volvió a mirar, por si había algún parlante cerca. Nada. Todos los asistentes, numerosos, conversaban animadamente. Nadie le prestaba atención.

Repentinamente, su mirada se detuvo en una mujer joven, al otro lado del salón, que miraba con fijeza al suelo. Su rostro denotaba pesadumbre. Mientras en su mano izquierda sostenía un tazón, su mirada se cruzó con la de Luis. Fue una fracción de segundo.

Sin pensarlo, como cediendo a un impulso, se dirigió a ella, mientras se palpaba el bolsillo derecho.

La saludó y le habló a borbotones. Que no la conocía, que la había visto del otro lado, que solo le iba a entregar algo, que no se ofendiera, que no quería nada a cambio, que solo obedecía a..., y aquí se calló. Solo atinó a pasarle el billete de diez mil pesos que no sabía cómo había aparecido en su bolsillo derecho, el mismo de la orden.

La mujer lo miraba sin comprender; sus ojos se humedecieron, mientras su mirada iba del rostro de Luis hacia el billete.

Lo abrazó, fuerte y cálidamente. Le murmuró que estaba desesperada porque debía comprarle leche a su hija y no tenía dinero. Había pedido un anticipo en su trabajo en una tiendecita por allí cerca, pero no se lo dieron. Que su ayuda – musitó – había llegado del Cielo.

A la salida, su mujer le preguntó intrigada por qué se veía tan feliz. Le respondió que en la casa le contaría, además de prometerle que no faltaría ningún domingo.  



Derechos reservados. ©
Publicar un comentario

La última publicada

Palabras con ‘h’ intermedia

La semana pasada, una alumna me consultó acerca del uso de ‘h’ intermedia. Le expliqué que hay algunas normas – no tan precisas ...

Los más vistos