miércoles, 28 de junio de 2017

‘Valparaíso, un amor sufrido’





‘En la vida hay amores
Que nunca pueden olvidarse
Imborrables momentos
Que siempre guarda el corazón


Pero aquello que un día
Nos hizo temblar de alegría
Es mentira que hoy pueda olvidarse
Con un nuevo amor’.



No se equivoque. Seguramente escuchó estos versos en boca de Luis Miguel; sin embargo, si no fallan mis fuentes, los popularizó Armando Manzanero allá lejos en el tiempo.


Como viñamarino de tomo y lomo, amante de los espacios abiertos, ‘verde que te quiero verde’ (parafraseando a Federico García Lorca en su ‘Romancero Gitano’), aire perfumado, puestas de sol en el mar, mujeres hermosas, playas y sol, vientos huracanados en los cerros y un estero que rompe en dos a la Ciudad Jardín, fui enemigo irreconciliable del ‘Topuer’ durante muchos años.


Venir y deprimirse eran un solo sentimiento. Rehuía cualquier visita, la postergaba, decía sí, pero íntimamente quería no. Hasta que llegaba lo inevitable y la Avenida España era mi tránsito, con sus curvas eternas y peligrosas.


Hay dos tipos de amor: los que tu corazón presiente te harán feliz, y te entregas anticipadamente al gozo de su compañía. Otros, por el contrario, de los cuales solo esperas sufrimiento. La razón te lo dice, pero haces caso omiso. Una parte de tu raciocinio – si es que vale acá – te lo advierte. 


Así es el amor por Valparaíso. Surgió no sé cuándo ni por qué. Solo sé que allí está.


Y se sufre. Se sufre cuando ves las esquinas húmedas, decenas de perros abandonados, un comercio callejero que es más que la gente que duerme en ‘Pancho’, al porteño descuidado que deja las bolsas de basura en las rejas de vecino,  las quebradas atiborradas de trastos desvencijados.


De esto hablábamos con una Profesora de Turismo, porteña, que sentía lo mismo que yo.


Valparaíso es uno de esos amores con los que se sufre. 


Y no puedes evitar amarlo. Es incomprensible.


Como el amor mismo.
Publicar un comentario

La última publicada

¿Linchaco o nunchaku?

Bruce Lee en un despliegue con linchaco Los adeptos a las artes marciales saben de lo que hablo, ¿cierto? Una de sus armas m...

Los más vistos