sábado, 3 de febrero de 2018

'La vaquita de Merli' (en sus propias palabras)


    
     


 
     Un maestro sabio y su discípulo andaban por un bosque y vieron una casa de madera. Era una casa de aspecto muy miserable, de aspecto decadente. Y vivía una familia muy pobre. Andaban descalzos y vestían con ropa  sucia y gastada.

El maestro le preguntó al padre de la familia cómo hacían para sobrevivir en aquellas condiciones.

Y el hombre le dijo: - Nosotros tenemos una vaquita. Una vaquita que nos da leche. Y con el poco dinero que ganamos con esta leche sobrevivimos.

Cuando el maestro y su discípulo se fueron, el sabio le ordenó a su discípulo: -Mata a la vaca.

El alumno, sin saber si hacía bien, fue a buscar a la vaquita, y la tiró por el precipicio.

Unos años después, el joven discípulo regresó a casa para pedir perdón a la familia.

Y vio que aquella casa ya no era una choza. Estaba hecha de ladrillos. La familia vestía ropa de buena calidad y el jardín estaba cuidado con muchas plantas y flores.

Y el padre de la familia le explicó:

-       Nosotros teníamos una vaquita que se cayó a un precipicio. Como vivíamos de ella, nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas. Y despacio fuimos despertando. Y fuimos descubriendo habilidades que no sabíamos que teníamos. Gracias a esto, ahora vivimos más cómodamente que antes.    


(todos tenemos, tuvimos o tendremos nuestra vaquita que tirar por el precipicio)
Publicar un comentario

La última publicada

¿Puedo decir ‘encalillado’?

La escuché por allí y decidí averiguar su origen. Es un concepto masivo, a decir verdad, entre los chilenos. Coloquial o formalm...

Los más vistos