martes, 1 de mayo de 2018

Uno de los roles del DRAE y ‘huevón’





Si usted es Profesor, lo más probable es que vivió esta anécdota, allá por 7° u 8° Básicos, si no antes:

Ordena llevar Diccionario para trabajar el léxico – estrategia imprescindible y muy útil, sobre todo si la hace contextualizada, es decir, apoyándose en las oraciones donde aparece el término en cuestión – y no falta el alumno ‘despierto’ que lo primero que busca son los exabruptos que usa o escucha a diario:

-        Profesor, acá aparece... - y recita como masticando las letras -  ‘huevón’ - ¿Ve que se puede decir? – completa.

-        Es cierto – aportaría usted -, pero le falta saber para qué sirve la RAE.

-      ¿Cuál es? – agrega, seguro de que su respuesta no lo convencerá, mientras se fija disimuladamente en los rostros expectantes de sus compañeros que ya lo miran como ídolo (el dominio de la masa es una sensación ambicionada por aquellos que  tienen escasa figuración).


-        Le contaré – sostiene su Profesor.

-        Contrariamente a lo que mucha gente cree – prosigue - , la RAE, y el DRAE, que es su Diccionario oficial, no tienen por tarea validar las palabras, por lo menos muchas de ellas, sino registrar que ellas se dicen, se usan. A lo más, especifican cuál es el registro – formal o informal –, si es vulgarismo o barbarismo.

-        ¡Ah!, entonces no porque aparezca en el Diccionario se debe usar.


-        Efectivamente. Si aparece, por ejemplo, ‘toballa’, no significa que se deba usar, porque no creo que usted le diga a su mamá: -¡Mamá, pásame la ‘toballa’!, ¿cierto?

-        ¿Y aparece ‘toballa’?


-        Por supuesto, pero si alguna vez se usó, ya no.

-        ¿Y ‘huevón’ como amigo?

-        Imagínese que yo le dijera: -¡Buena, huevón! ¿Qué diría?


-        En realidad, suena distinto a cuando lo digo yo.

-        ¿Y si le dijera ‘está malo, huevón’?


-        No me gustaría, es verdad.

-     ¿Quedamos, entonces, en que hay términos que son vulgares y que el DRAE solo consigna las palabras?


-        Por supuesto, Profesor. Muchas gracias.

Para resumir, el DRAE registra las palabras que el usuario establece, fijándolas en coloquiales, vulgares, formales, cultismos, arcaísmos, neologismos y un largo etcétera.

Usted no debe usar siempre los términos que aparecen allí, amparándose en que están registrados, pues pertenecen a ámbitos diferentes.

La cultura reside en usar los conceptos que corresponden en los contextos pertinentes y no se relaciona con títulos profesionales, experiencia académica ni posición sociocultural.  Si lo duda, piense en la expresión ‘roto con plata’.

Puedo decir lo mismo sin improperios, aunque a veces, dependiendo de la situación y de la relación con los interlocutores, podemos darnos ciertos lujos lingüísticos. Pero, parafraseando un dicho popular, ‘dime cómo hablas y te diré cuán culto eres’. 

Por último, para que no tenga dudas, va la definición que el DRAE consigna: 

Huevón: De huevo y -ón1. 1. adj. vulg. perezoso (‖ tardo). Apl. a pers., u. t. c. s. 2. adj. despect. vulg. imbécil (‖ tonto o falto de inteligencia). Apl. a pers., u. t. c. s. 3. adj. Hond. y Nic. Animoso, valiente.
Publicar un comentario

La última publicada

Nunca se tilda ‘fe’

Muchos acentúan al monosílabo ‘fe’ aduciendo diversas razones: que en los libros antiguos sí se tildaba, que es un monosílabo,...

Los más vistos