miércoles, 28 de junio de 2017

‘Valparaíso, un amor sufrido’





‘En la vida hay amores
Que nunca pueden olvidarse
Imborrables momentos
Que siempre guarda el corazón


Pero aquello que un día
Nos hizo temblar de alegría
Es mentira que hoy pueda olvidarse
Con un nuevo amor’.



No se equivoque. Seguramente escuchó estos versos en boca de Luis Miguel; sin embargo, si no fallan mis fuentes, los popularizó Armando Manzanero allá lejos en el tiempo.


Como viñamarino de tomo y lomo, amante de los espacios abiertos, ‘verde que te quiero verde’ (parafraseando a Federico García Lorca en su ‘Romancero Gitano’), aire perfumado, puestas de sol en el mar, mujeres hermosas, playas y sol, vientos huracanados en los cerros y un estero que rompe en dos a la Ciudad Jardín, fui enemigo irreconciliable del ‘Topuer’ durante muchos años.


Venir y deprimirse eran un solo sentimiento. Rehuía cualquier visita, la postergaba, decía sí, pero íntimamente quería no. Hasta que llegaba lo inevitable y la Avenida España era mi tránsito, con sus curvas eternas y peligrosas.


Hay dos tipos de amor: los que tu corazón presiente te harán feliz, y te entregas anticipadamente al gozo de su compañía. Otros, por el contrario, de los cuales solo esperas sufrimiento. La razón te lo dice, pero haces caso omiso. Una parte de tu raciocinio – si es que vale acá – te lo advierte. 


Así es el amor por Valparaíso. Surgió no sé cuándo ni por qué. Solo sé que allí está.


Y se sufre. Se sufre cuando ves las esquinas húmedas, decenas de perros abandonados, un comercio callejero que es más que la gente que duerme en ‘Pancho’, al porteño descuidado que deja las bolsas de basura en las rejas de vecino,  las quebradas atiborradas de trastos desvencijados.


De esto hablábamos con una Profesora de Turismo, porteña, que sentía lo mismo que yo.


Valparaíso es uno de esos amores con los que se sufre. 


Y no puedes evitar amarlo. Es incomprensible.


Como el amor mismo.

domingo, 25 de junio de 2017

‘Eufemismos y Disfemismos’





El rol que cumplen es sencillísimo, ya que atenúan una realidad que puede ser dolorosa, ofensiva o grosera:

‘Persona de color’ ------------------- negro (hoy se prefiere afroamericano)
‘Desaceleración económica’ --------------------- crisis
‘ Desvincular’, ‘finiquitar’ ------------------------------ despedir de un trabajo
‘Campamento’ ------------------------------ población temporal


Muchas veces, sin embargo, son tan suaves que desvirtúan el sentido y promueven la insensibilidad. Por ejemplo:

‘En situación de calle’      ----- indigentes
‘Personas vulnerables’ -------------------- sin medios económicos
‘Prioritarios’, ‘preferentes’ ---------------------- que requieren ayuda estatal
‘Bajo la influencia del alcohol’           ................................. ebrio


En otras, son muy precisos, pues evitan la discriminación:

‘Discapacitado’
‘Invidente’
‘Necesidades Educativas Especiales’
‘Adulto mayor’


Por el contrario, los disfemismos son expresiones peyorativas:

‘Comida chatarra’ ------------------------ comida rápida
‘Población callampa’ -------------------------- casas de construcción deficiente
‘Sexo débil’ ---------------------------------- mujeres
‘Fachos’ -----------------------personas con inclinaciones de derecha
‘Le faltan palos para el puente’ ----------------------------- necio, estúpido
‘Se le dio vuelta el paraguas’ ---------------------------- asumió su homosexualidad


Finalmente, solo como aporte, aparecen los ‘hipocorísticos’, deformaciones de sustantivos propios, utilizados con intención afectuosa:

Susana     ------- Susy, Susi
Constanza   ------ Coni, Cony
Francisco    ----- Pancho

miércoles, 21 de junio de 2017

‘Pederasta y pedófilo’





‘Grave falla en registro de pedófilos permite que varios condenados por delitos sexuales no estén en la lista’

Fuente:Emol.com

En realidad,  el concepto – para variar – está utilizado incorrectamente por el medio de prensa, pues el DRAE consigna:

·         Pedofilia: Del gr. παῖς, παιδός paîs, paidós 'niño' y -filia.

1. f. Atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes.

En cambio:

·         Pederastia’ es: Del gr. παιδεραστία paiderastía.

1. f. Inclinación erótica hacia los niños.

2. f. Abuso sexual cometido con niños.

Para resumir, ‘pedofilia’ (pedófilo) es atracción erótica de un adulto hacia niños, en tanto que ‘pederastia’ (pederasta) es, además de la anterior, abuso de menores.

Por ello, los diarios, virtuales e impresos, debieran denominar ‘pederastas’ a quienes están en el registro aludido.

lunes, 19 de junio de 2017

‘Chaya o challa’





Las casas, después de ciertos festejos, quedan como ‘cumpleaños de mono’.

Algunas salas de clases lucen de la misma forma. Por ello, estimado Profesor, haga recoger los papeles y ordenar antes de iniciar su clase.

Pero, ¿cómo se escribe el confeti o papel picado que acostumbra lanzarse cuando se quiere conmemorar alguna festividad?

En realidad, el DRAE no tiene incorporada la voz ‘challa’; sí, en cambio, ‘chaya’, para la cual entrega las siguientes definiciones:

Del quechua cháya 'llegada'.

1. f. Arg. Burlas y juegos del carnaval.

2. f. Arg. Fiesta del carnaval.

3. f. Chile. confeti.

La última publicada

¿Contradiré o contradeciré?

Extraído de Google: Cuadernarium - WordPress.com La conjugación de los verbos nos depara más de una sorpresa, que se torna en incred...

Los más vistos